Actividad comercial navideña en Honduras se ve mermada por la covid-19, Iota y Eta

Actividad comercial navideña en Honduras tiene drásticos descensos.  Representantes de empresarios aseguran que muchos de ellos tendrán problemas para pagar los aguinaldos.

Tegucigalpa, Honduras, 5 diciembre de 2020.- La pandemia de la covid-19 y los daños causados por las tormentas tropicales Iota y Eta en Honduras redujeron sustancialmente en diciembre la actividad comercial y el ambiente navideño.

En otros tiempos, esta época se caracteriza por ventas altas y la instalación de nacimientos en plazas públicas y privadas.

«Estamos tan mal que este año no creo que llegue Santa Claus a Honduras», dijo a Sandra Molina, dependienta de mostrador de una venta de perfumes para mujeres y hombres en un centro comercial de Tegucigalpa.

Según fuentes del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), la actividad comercial se redujo de manera drástica porque, solamente por la pandemia de covid-19, unas 600.000 personas se quedaron sin empleo.

Te puede interesar: Proyecto Weigui, pueblo garífuna a cultivar sus propios alimentos

En al menos cuatro centros comerciales de Tegucigalpa, conocidos como «Mall», varios negocios como cafeterías, restaurantes, tiendas de ropa, calzado, dulces y salones de belleza, entre otros, cerraron porque sus propietarios no pudieron sostenerlos por el alto coste del alquiler de los locales y las ventas en cero, en muchos casos.

Ventas no suben ni con «ofertas»

Este año, a raíz de la pandemia de la covid-19 que sufre Honduras desde marzo y los severos daños a la infraestructura que dejaron las tormentas tropicales Iota y Eta, la débil economía hondureña está al borde del colapso.

Muchas empresas tienen problemas para pagar a sus trabajadores desde que comenzó la pandemia, la que obligó al Gobierno a decretar un confinamiento que durante más de tres meses paralizó al país.

«Este año casi nadie compra adornos para el árbol navideño de la casa, ni juguetes para los hijos, ni muebles, ni electrodomésticos», dijo Ondina, una cajera de un supermercado del Mall Las Cascadas, en la capital hondureña.

En otro extremo de la ciudad, camino al pintoresco pueblo de artesanos de Valle de Ángeles, Ramiro Ochoa, se lamenta porque «no hay ventas» de los árboles navideños y otros motivos como renos, hechos a mano con ramas secas pintados en color plata, que ofrece a un bajo coste.

Problemas para pagar aguinaldo

Por ley, en Honduras la clase trabajadora recibe dos pagas extras; el decimocuarto mes, que se hace en junio, y el decimotercero, que se conoce como aguinaldo, en diciembre.

Este año, según fuentes del Cohep, muchas empresas tendrán problemas para el pago del aguinaldo, como ocurrió en junio, por la pandemia de covid-19.

En opinión del director ejecutivo del Cohep, Rafael Medina, por la crisis que vive el país, muchas empresas no pagarán el aguinaldo en diciembre, mientras que otras incluso tendrán problemas para el pago de salarios del mes.

Muchos damnificados, que no podrán regresar a sus comunidades, porque perdieron su casa o se han vuelto inhabitables, recibirán la navidad y el año nuevo en albergues públicos y privados, según proyecciones oficiales.

Otros, continuarán en sus campamentos improvisados con palos y plásticos en la mediana de la autopista de 27 kilómetros que comunica a las ciudades de San Pedro Sula, la segunda más importante del país, con La Lima y El Progreso, en el norte hondureño. (EFE)

Leave a Reply

Your email address will not be published.