Alena Wicker, la niña récord: con 13 años admitida en la escuela de medicina Heersink

Alena Wicker, además estudia en línea en dos universidades diferentes. Ella no se enfoca en su edad, sino en su potencial

Tegucigalpa, Honduras 25 de julio de 2022.- Con solo 13 años, Alena Wicker se convirtió en la estudiante afro estadounidense más joven en ser aceptada en la escuela de medicina.

La joven, de las afueras de Fort Worth, Texas, leía libros de capítulos a los 3 años, tomó cursos de secundaria a los 11, y se inscribió en dos universidades a los 12 para obtener dos títulos separados.

Pero ella no se enfoca en su edad, solo en su impacto potencial.

«¿Qué es la edad?» preguntó Alena durante una entrevista con el Washington Post.

“No eres demasiado joven para hacer nada. Siento que me probé a mí misma que puedo hacer cualquier cosa en la que ponga mi corazón y mi mente”.

Alina Wicker

La brillante adolescente siempre estuvo por delante de sus compañeros, pero no cree que sea muy diferente.

Además de sus estudios, todavía le gusta ir al cine, jugar fútbol, ​​hornear y salir con amigos.

“Simplemente tengo habilidades de gestión del tiempo extremadamente buenas y soy muy disciplinada”, explicó.

Actualmente, Alena es estudiante de tercer año en la Universidad Estatal de Arizona y en la Universidad Oakwood de Alabama, donde está obteniendo dos títulos universitarios separados en ciencias biológicas a través de cursos en su mayoría en línea.

La alentó su familia, educadores y asesores, solicitó la admisión anticipada a la escuela de medicina en la Facultad de Medicina Heersink de la Universidad de Alabama para 2024.

WA-DANI: Jayden Guity, genio garífuna incorporado a programa de sobre dotados

En mayo la aceptaron en el programa, a pesar de que es más de 10 años más joven que el estudiante de medicina entrante promedio.

Disciplina y esfuerzo

Independientemente de su edad, las posibilidades de que Alena la aceptaran  ya eran muy escasas, con solo el 7 por ciento de los solicitantes aceptados en las facultades de medicina de EE. UU. y solo el 7 por ciento de ellos eran estudiantes afro.

Con su madre

Sin duda, “Las estadísticas habrían dicho que nunca lo habría logrado”, escribió Alena en una publicación de Instagram compartiendo la noticia el mes anterior. “Una niña negra adoptada en Fontana, California. Trabajé muy duro para alcanzar mis metas y vivir mis sueños”.

“Mamá, lo logré. No podría haberlo hecho sin ti. Me diste todas las oportunidades posibles para tener éxito».

«Me animaste, secaste mis lágrimas, me diste Oreos cuando necesitaba consuelo, nunca permitiste que me calmara, me disciplinaste cuando lo necesitaba. Eres la mejor madre que una niña podría pedir. ¡MAMÁ, LO LOGRÉ!” ella continuó.

Tomado de New York Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.