La dura lucha de Bajamar contra el mar que la devora y la indiferencia del Estado

Tegucigalpa, Honduras 14 de octubre de 2022.- Para los habitantes de Bajamar hay preocupación diaria, es el avance del mar que se come a pedazos a la comunidad.

La icónica sede del Festival Garífuna pelea contra un demonio que le está ganando la batalla.

El mar ha destruido casas de habitación, negocios y a veces llega hasta la calle principal, por lo que temen que un día de estos, ya no tengan ni calle.

Esta comunidad clama por construcción de infraestructura de contención.

La comunidad urge de creación de una insfraestructura de contención. Una barrera de piedras estarí muy bien, pero lo mejor sería la construcción de un rompeola.

Eso sí, por la magnitud de la obra, la comunidad no la puede hacer sola, tendría que ser el Gobierno. No obstante pasan el tiempo, los temporales, avanza el mar y el Gobierno les da la espalda.

WA-DANI: ‘La pasada’ que le hizo Banco Atlántida a sus cuenta habientes

La particular geografía de Bajamar; tiene la Laguna de Alvarado por el sur, por el norte el mar y le impactan los ríos de Chamelecón y Ulúa cuando arrecian las lluvias, la ponen en una situación de real peligro.

Desde luego, está bajo el nivel del mar y el otro inconveniente es que son habitantes pobres, por los que el Gobierno no levanta la mano. Los gritos de auxilio se pierden entre los sonidos de las olas que golpean sus playas.

Ni las autoridades locales, del municipio de Puerto Cortés, ni las departamentales y tampoco el Gobierno acuden a ayudar. Esto parece una canción de los Guaraguao

Vestigios de lo que fue una edificación. La situación de Bajamar es URGENTE.

El tema no es nuevo, durante muchos años, los técnicos han llegado, solo a ver, luego desaparecen.

Vuelven tiempo después, observan, toman fotos y adiós, es un círculo vicioso que nunca termina.

Mientras tanto, el Cambio Climático, ocasionado por las grandes industrias que están lejos de aquí, el deshielo se devora a Bajamar.

En realidad, todas las comunidades garífunas libran la misma batalla.

Niñas converzan a la orilla del mar, donde antes era tierra firme.

El problema se agudiza, los pronósticos son los peores y de pronto allá donde hubo casas, donde jugaban y caminaban pronto será oceano.

INTERESANTE: La zona cero del cambio climático en Honduras

Con las últimas tormentas, el panorama no da para ser optimista. En la comunidad se han perdido al menos 3 negocios.

La comunidad hizo un esfuerzo para poner una protección, pero no es suficiente.

Vale decir, que la comunidad com sus propios recursos hizo el muro de contención de piedras para reducir el impacto , pero no ha sido suficiente.

Cuando el clima impacta el oleaje llega a la calle principal, misma que es carretera o vía de acceso a la comunidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.