Estado de excepción en Honduras y el temor bien fundado de las comunidades garífunas

Estado de excepción que rige en algunos barrios y colonias de Tegucigalpa y SPS, pone en la mesa, la necesidad de protección de los garínagu a lo que los Gobiernos no han hecho caso

Tegucigalpa, Honduras 7 de diciembre de 2022.- Desde ayer martes a las 6 de la tarde rige en Honduras un Estado de Excepción, especificamente en 162 barrios y colonias de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

La medida es discriminativa en su congénito: por una parte la estigmatización de estos sectores denunciada ya por organizaciones sociales.

Por otro lado, por la escogencia de estos mismos lugares por encima de un derecho que nos corresponde a todos.

Y es que, se conoce que todo Honduras experimenta la crisis de la delincuencia.

Pero no todo queda ahí, hay un temor fundado de que, luego de la propaganda que hicieron las autoridades, en torno a su Estado de excepción, delincuentes se espanten hacia lugares.

El estado de desprotección en que viven las comunidades garífunas es tal que, el Portal Web de Noticias WA-DANI, sistematizó 42 muertes violentas de garífunas durante 2019, 2020 y la mitad del 2021.

Urgen protección

De ninguna manera, los organismos de seguridad de Honduras, los que se encargan de proteger la vida de los hondureños, se pronunciaron al respecto.

Tampoco lo hicieron las organizaciones sociales o académicas como el Observartorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH.

La forma en que se producen esos actos violentos, responden al mismo patrón: antisociales que se introducen en motos, llegar a disparasr y salir, tan sencillo como eso.

La indiferencia de las autoridades es un aliciente para estos criminales. No hay ni investigación, ni castigo.

Entre tanto, precisamente, por el abandono, la discriminación y la poca vigilancia, las comunidades garífunas siempre fueron refugio de delincuentes porque se mantienen ahí sin ser detectados.

Entonces, las comunidades garífunas no gozan de protección.

Normalmente, las buenas noticias no llegan a estas comunidades, siempre que se trate de beneficios, los Gobiernos voltean a otros lados.

Algo que muchos reclaman, pero que al Estado no le importa, como cuando Manuel Zelaya Rosales dijo a dirigentes indígenas que no hay dinero, pero poco tiempo después, Honduras invirtió en la compra de helicópteros.

VER: el siguiente vídeo muestra de lo que padecen las comunidades garífunas

Producido por WA-DANI en el 2020.

Crédito de Foto principal: Radio Progreso

Leave a Reply

Your email address will not be published.