Gesto de amor en Corozal: La empresa GarífunaXIV comparte almuerzo comunitario

Gesto de amor en Corozal. La joven emprendedora Angely Amaya, a través de su empresa GarifunaXIV, hizo un almuerzo abierto al que asistieron muchos niños.

Tegucigalpa, Honduras 27 de febrero de 2021.- El sol estaba fuerte, pero la sombra de los árboles aplacaba los rayos y a la temperatura de la arena. Eso sí el entusiasmo era enorme y brotaba el amor por todos lados. Así se llevó a cabo, una vez más el almuerzo comunitario que proporciona la empresa GarifunaXIV en Corozal.

El almuerzo comunitario es una iniciativa que se está volviendo una tradición por parte de la emprendedora corozaleña Angely Amaya. Participaron niños y niñas de diferentes barrios de Corozal.

Angely Amaya de GarifunaXIV. Hizo hoy un gesto de amor en Corozal.

Una gran iniciativa

En realidad, come el que llega y todos reciben trato de cariño de parte de un equipo jóvenes que con todo su amor trabaja desde un día antes.

La emprendedora Angely Amaya a través de su marca GarifunaXIV, dijo que seguirá compartiendo aunque sea muy poco con su comunidad. «Siempre fue un sueño aportar algo y encontrar con personas que me colaboran, me facilita las cosas».

Hace 2 años, la propia Angely se fue de compras y ella misma hizo la comida y le sirvió a los invitados.

Pero esta vez, desde Houston  le toco dirigir a un equipo de excelentes mujeres, también de la comunidad.

La dinámica es sencilla, de manera directa los organizadores comunican a las madres, sobre la actividad y ellas hacen llegar a sus niños para compartir. Es realmente un gesto de amor en Corozal.

Mucho sol, pero mucho amor

Desde aproximadamente las 10:45 de la mañana, de este sábado,  los niños iniciaron a llegar para pasar un rato agradable, frente al mar.

En la playa había un ardiente sol, pero acobijados por la sombra de un inmenso árbol de uva de playa.

Los niños como siempre lucieron pletóricos en felicidad y para el equipo organizador, ver la sonrisa de un niño es realmente ganarse el boleto para un momento de gloria.

Y es que, además de pasar un rato agradable, a los niños se les marca de una manera positiva y se siembra en ellos, la nobleza de dar.

En el futuro, muchos de ellos harán lo mismo, es decir compartir lo que Dios les da.

Yazmín López, una de las jóvenes que colabora con GarifunaXIV expresó que “Me siento muy feliz de compartir con los niños, quisiéramos hacer el almuerzo cada 15 días».

Ahora, encabezados por Angely Amaya buscan también otros tipos de actividades como aprender juntas a hacer manualidades.

Pero no todo termina ahí, otro gesto muy especial, fue que durante la jornada, unos clientes que consumían en el Restaurante Sabor Garífuna se sumaron a la actividad.

Al ver a los alegres niños compartieron churros con ellos, aportaron refrescos y dejaron sus datos de contactos para colaborar en una futura actividad. Todo un gesto de Amor en Corozal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.