Graduación: Cuando cumples tus sueños y con ellos, haces cumplir los de tu familia

Graduación del joven Dixon David, en Lehman College, una hermosa historia de superación y éxito. Ahora, su siguiente meta es la maestría.

Tegucigalpa, Honduras, 29 de mayo de 2022.- “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”, decía en su tiempo el padre de la nación Sudafricana, Nelson Mandela.

Poniéndolo más en perspectiva, la población garífuna se encuentra en una fase crucial de su historia y es cuando muchos jóvenes, se encuentran en las universidades devorando libros y siendo arquitectos de su destino.

Concretamente, nos referimos hoy a uno de ellos, Dixon David quien le entregó una enorme satisfacción a su familia.

Dixon, se tituló en Administración de Empresas en Lehman College de Nueva York.

Se trata de una meta que persiguió y en la que tuvo que emplearse a fondo, en la que pasó muchas situaciones, pero hoy corona de manera brillante.

Hermosa foto del recuerdo para la familia de Dixon

El dulce momento fue compartido en las redes sociales por su madre Marleny David, y es que cuando un hijo se gradúa, practicamente la familia se gradúa con él. También, la madre cumple su sueño, igual que la familia.

Leny y su hijo Dixon

El nuevo profesional en administración de empresas, llegó a la ceremonia junto a su madre y su abuela, Catalina Castillo.

También su otra abuela, hermana de la anterior, Virgen David. Estuvo uno de sus hermanos. Estaban sonrientes, con el corazón rebosante de alegría.

WA-DANI: Oportuniddes de becas para hondureños

Los que quisieron, pero no pudieron

Pero él no solo dedicó su graduación a su familia, sino que se acordó de sus antepasados y de toda la comunidad garífuna.

«El sueño de mis abuelos y antepasados. Por los que quisieron y no pudieron, por mi gente. Gracias a Dios», escribió Dixon en su cuenta de instagram.

De Corozal a Nueva York

Cuando Dixon David emigró de Corozal, comunidad garífuna del norte de Honduras, apenas era un adolescente, 15 años. Su infancia no fue fácil, puesto que su madre había migrado para trabajar por él y sus 3 hermanos.

Con su madre lejos, tuvieron que arreglarselas, portarse a la altura, mientras volvieran al regazo de la autora de sus días. Ellos vivieron momentos difíciles, pero también esos instantes les enseñaron mucho.

Es así que cuando Dixon emigra, desde luego, llevaba muchos sueños. De ese tiempo, al actual pasaron, 13 años.

Hoy con 28 años, logró una meta y va para más ya que planea continuar con su maestría. Aquél niño que algún momento extrañó a su madre, hoy es un hombre fuerte, sonriente y con un gran futuro por delante.

Cómo suele suceder en estos triunfos, lo suyo está provisto de esfuerzo, disciplina y dedicación. Combinó exitosamente trabajo y estudio.

Además, Dixon es un joven cristiano evangélico, es ministro de alabanza en la Iglesia Evangélica ‘Nuevo Comienzo en Cristo’ de Bronx, Nueva York.

Leave a Reply

Your email address will not be published.