Honduras: Es hora de que nos rindan cuentas

Muchas deudas de por medio. Han sido largas. Por décadas. Sentimos que vivimos en Honduras, la casa del desorden y donde nadie manda. Todos hacen lo que quieren. Nadie rinde  cuentas.

Nos mienten descaradamente y no se preocupan por esclarecer todo lo que ha pasado, por qué, quiénes fueron, los cómplices, desde cuándo lo hacen, quiénes son los involucrados, los intelectuales, los que escondieron evidencias, los que callaron, los que defienden a sus compadres, los que han sometido a un pueblo noble.

De uno a otro escándalo

En el país de las mejores novelas del continente, con mejor guión y actuación, aquí han pasado historias como el BananaGate, el Chinazo, el Pasaportazo, la Ciudad Mateo, el Gasolinazo, el Carretillazo, Patuca III, Trans 450, el desfalco al Seguro Social, Caso Astropharma, el Tráfico de Influencias y Caso de Bertha Cáceres.

También el de Red de Diputados, Caja chica de la dama, Caso Pandora, Arca Abierta, involucramiento de la Policía en el narcotráfico, financiamiento de campañas, sobrevaloración de los medicamentos en el sistema sanitario, los Hospitales Móviles y muchos más… ¡Ya llevaríamos varios Oscars!

No solo ha sido alarmante la corrupción en tiempos de Covid, sino también la violencia.
No podemos olvidar la desaparición en Honduras de cuatro líderes garífunas por hombres vestidos de policías el pasado 18 de julio, y que aún no hay respuesta.

Con el lema «Las vidas garífunas también importan», el pueblo garífuna se ha volcado pidiendo un esclarecimiento para estos cuatro activistas en la comunidad de Triunfo de la Cruz.

La comunidad afrodescendiente ha denunciado el incremento de los asesinatos y desapariciones de otros líderes garífunas.

Y aunque según datos de la Policía Nacional, en ocho meses del 2020 que el país ha estado en cuarentena y los homicidios han bajado 16%, Honduras sigue siendo uno de los países más violentos de la región.

Según informes de la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), el 86% de los asesinatos en Honduras quedan en la impunidad.

En dicho informe, apunta que en el 2019, los departamentos que más impunidad reportaron son Gracias a Dios con el 100%, Islas de la Bahía con 96%, Ocotepeque con 93%, Yoro con 92%, Colón con 91% y Cortés con 90%.

¡Ah! Y también, en plena pandemia entró en vigencia el nuevo Código Penal entre el rechazo popular. Se aprobó y como siempre, en Honduras no pasa nada. Aquí todo se vale. Es el país donde las cuentas no cuadran, pero nadie se hace responsable. Nadie paga. Nadie hace justicia. Nadie da la cara y estamos cansados de eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.