Honduras, otro gran conflicto se acerca

Gobierno de Honduras moviliza ejército al Bajo Aguán, zona en que se mantienen unos 3 mil campesinos ocupando terrenos propiedad de poderosos empresarios.

Mientras la cotidianeidad hondureña estaba centrada en los deportes, especialmente de las incidencias del clásico nacional Olimpia-Motagua, los dos equipos que juntan la enemistad deportiva más grande del país, el gobierno de la república movilizó tropas hacia el sector del Bajo Aguán donde unos tres mil campesinos mantienen ocupadas unas tierras propiedad de poderosos empresarios del país.

Esta mañana medios hondureños y vecinos de la zona del Bajo Aguán, se percataron del envió de militares desde el Cuarto Batallón de Infantería ubicado en Ciudad Puerto de La Ceiba y otras fuerzas especiales de la capital lo que, irremediablemente siembra un terror por la inminente represión que se espera.

Desde el pasado 23 de febrero un grupo de campesinos del Movimiento Unificado de Campesinos del Aguán (MUCA) invadieron terrenos que históricamente consideran suyos, pero que se encuentran en poder de grandes empresarios. Los campesinos exigen al gobierno les conceda las tierras y han anunciado que no cederán en sus pretensiones.

El gobierno se encuentra entre la espada y la pared, puesto que la masa empresarial ha desplegado una presión mediática para que saque a los campesinos, con la coartada de que la toma de tierras, por parte de los campesinos, afectará las inversiones extranjeras.

Entre viernes y sábado, el gobierno, en cadena nacional, comunicó sobre un desarme general, algo que ahora, los campesinos interpretan como la preparación de una intervención militar para sacar a los campesinos.  René Panchamé el militar desplegado por la superioridad de la Policía hacia la zona sostuvo que se trata de operativos combinados para ejercer control en una zona complicada de la geogrtafia nacional.

Sobre los campesinos sostuvo que “estamos pendientes de una orden judicial, si la hubiere” para proceder a un desalojo.
Voceros del MUCA indicaron que el aspecto de los militares que arriban a la zona, corresponde a la de tropas que viajan a una guerra. Los campesinos se declararon alerta y Honduras teme un derramamiento de sangre.

Leave a Reply

Your email address will not be published.