Karla Martínez: Ayer en el ballet garífuna, hoy emprendedora con repostería garífuna en NYC

Karla Martínez, mueve su negocio, pero no es el dinero lo mejor, sino relacionarse y reencontrarse con su gente garífuna en la ‘Gran Manzana’

Tegucigalpa, Honduras 21 de enero de 2023.- Karla Martínez es una mujer que brilló en el Ballet Garífuna de Honduras y hoy es una emprendedora a través de repostería Garífuna en Nueva York.

Henry Ford, dijo una vez, “cuando todo te parezca en contra, recuerda que el avión despega con el viento en contra, no a favor”.

Justo fue lo que aconteció con Karla Martínez al llegar la pandemia, parecía que todo se derrumbaba.

En primer lugar, la presión de pagar la renta de la casa.

Por eso dispuso hacer el despegue poniendo en práctica lo que le enseñó la mejor maestra: su madre.

Su maestra

“Tuve clases de cocina con mi madre Nila Crisanto, en mi comunidad de Buenavista, municipio de Juan Francisco Bulnes».

«Así aprendí a hacer pan de coco, keke, bonu, frita, baleadas, pan de yuca, pan de maduro, tableta de coco y de leche, darasa toda la gastronomía garífuna”.

Nueva York: A comer sano y bonito con Diggy Creations

La mujer de 38 años que vive en los Estados Unidos desde el 2008 se puso manos a la obra y hoy se encuentra enamorada de su proyecto.

De aquél, tiempo al actual ha vendido muchos panes, pero no es el dinero su mayor satisfacción, sino la alegría de los neoyorquinos cuando tienen los productos en sus manos.

Karla Martínez, también elabora bocadillos

El pan garífuna en Nueva York, es un producto nostálgico, algo que conecta, con las raíces, con el país, pueblo y familia.

Clientela

En primer lugar, en Nueva York viven miles de garífunas, pero también miles de migrantes de otras nacionalidades dispuestos disfrutar de otros sabores.

“Mis clientes son garífunas, hondureños y de Guatemala, dominicanos, puertorriqueños y africanos que radican en el Bronx«.

Expresa Karla Martínez que «Al probar el producto que es de casa sienten un sabor diferente, no uso preservantes, mis ingrediente naturales”.

Cuando estaba en el ballet garífuna, Karla Martínez con turbante amarillo

En relación a la distribución del producto, algunos van a traerlos a su casa, mientras otros, los va a dejar a puntos fijos.

Recuerda a una clienta, estilista reconocida en el Bronx ,Eudy Pérez «me dice que la transporto a Honduras cuando prueba las tabletas, le encanta la calidad de mis productos«.

«La verdad con una dosis de amor, todo lo que se hace, sabe rico”.

Finalmente, sobre el Ballet Garífuna, “Ahí conocí mi historia ya que ninguna escuela, colegio o universidad la enseña, orgullosamente negra y garífuna.

«Ser negros no nos deja en el último lugar”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.