Mega marcha: Somos el victorioso e invicto pueblo garífuna ¡no nos van a vencer!

Mega marcha: molestia del pueblo garífuna por no abrirle las puertas de la presidencial y una viveza de Mel Zelaya que no bajó el descontento.

Tegucigalpa, Honduras 13 de abril de 2024.- Quienes seguimos la historia apreciamos el viernes anterior uno de los momentos épicos de la lucha garífuna. La mega marcha pasa ahora a tener su propio capítulo entre los momentos más destacados del pueblo garífuna.

No es para menos, los garínagu tenemos ahora uno de los momentos más difíciles. Las amenazas que se ciernen, el desprecio del Estado y algunos debates internos indican que algo hay que hacer, pero bien, como dice el libro sagrado nadie llega a tierra prometida, sin antes pasar por el desierto.

Ver cerrados los portones de Casa Presidencial, dos filas de uniformados para evitar que entraramos. El humo esparcido del incienso y la gente presionando: garífunas por un lado y militares por otro para entrar en su supuesta casa.

Es exactamente lo que acontece a nivel social, los garínagu buscan seguir adelante, pero hay quienes lo evitan a toda costa. Nos cierran las puertas. Es lo que hace en realidad el Gobierno obstaculizar el paso a los garínagu.

“Nosotras queremos a Xiomara, nosotras votamos por ella. Con ella queremos hablar”

Un mal gesto del Gobierno

Hubo llantos de impotencia, personas con indignación, hubo insultos a la presidenta, a las autoridades. ¿Cómo no nos abren la puerta de nuestra supuesta casa? Hubo quienes pensaron en derrumbar el portón, pero nos matarían a todos. Hasta ahora la muerte que nos proponen lenta, la hubieran materializado de una al mero intento de derrumbar el portón.

WA-DANI: Movilización garífuna logra instalación de Comisión de alto nivel para las sentencias de la Corte IDH

La incomodidad entre los garínagu y se preguntaban, ¿Cómo si votamos por Xiomara Castro nos hace esto? Ni siquiera sale a dar la cara. ¿Cómo se venden estos como socialistas y luego cierran las puertas pueblo?.

Tienen miedo al incienso, a los tambores, a las maracas. Tienen miedo al bullicio. Tienen miedo al sonido del caracol. Pero si cuando estaban en campaña iban rodeados de miles. Ahora tienen miedo.

WA-DANI: Puedes revivir la mega marcha en este vídeo de WA-DANI

Hubo alguien acerrojó su arma frente a Miriam Miranda. Pero los tambores de lucha siguieron sonando. Un mal gesto del Gobierno. Una sola palabra de Miriam Miranda hubiera sido suficiente para desatar ahí el infierno, porque ellos sí hubieran disparado contra nosotros.

Pena le debería de dar a MEL ZELAYA. Debería de agarrar sus m…das e irse.

«Nos humillaron»

Con que dijera Miriam Miranda, esta es nuestra casa derrumbemos los portones se desata el caos. Pero ella con templanza y firmeza, dijo regresemos por donde venimos. Se le notaba molesta, quizá decepcionada, pero es ahí donde mostró lo grande que es. Una mente racana hubiera optado por la vía del capricho.

Pues entonces recibimos la humillación mediante el desprecio de no dejarnos entrar. Dijeron que éramos muchos, pero en la campaña política eso era lo que más le gustaba. Ahora, desprovistos de eso que tanto les encantaba: el calor popular, el ir y venir, las acumulaciones, las aglomeraciones, sellaron los portones con soldados armados hasta los dientes.

La marcha mientras cruzaba el puente del Boulevard Morazán en el Barrio Guadalupe

Pero en este periodo las que gobiernan son las contradicciones: ¿Por qué ahora no hacen pasar a la gente cuando tan solo en 2022, convocaron a la comunidad garífuna a una reunión apiñaron 300 personas en unas carpas dentro del patio presidencial?. En esa ocasión Xiomara Castro también desprecio a la comunidad, ni siquiera apareció para saludar.

Viene pronto un proceso electoral y seguro que ahí, no les molestara tener personas alrededor. Jugarán a lo de siempre, a engañar y hacerse los antirracistas para ganar votos.

Estudiantes universitarios denunciaron racismo en la UNAH

OFRANEH y Miriam Miranda ayudaron a formar al Partido Libre. Aquellos días cuando no había nada, la familia Zelaya recibió la solidaridad. En aquellos momentos cuando los militares osaron en agredir a Xiomara Castro que luchaba por su esposo derrocado, la OFRANEH caminó con ella. Gritó por ella. La protegió, hoy que tiene el poder. Cierra las puertas.

Sí, mandaron a sus mayordomos, esos ministros que hablan sin parar, expertos en empeorar las cosas. Pero estando en Casa Presidencial no era el momento ni el lugar para los ministros. Había que bajar a la tierra y hablar con su pueblo.

Luego, Mel Zelaya y sus mayordomos llegaron al Congreso Nacional. La viveza de Mel no apaga el descontento, pero sí logró la firma de un documento. Quizá ahora lo hagan bien, aunque en honor de la verdad, no son de fiar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.