Muere la reconocida abogada Elba Guity: honda consternación en su familia y en la comunidad

Muere en Tegucigalpa, la ciudad en la que pasó gran parte de su vida y en la que construyó su familia.

Tegucigalpa, Honduras, 20 de enero de 2024.- La reconocida abogada Elba Guity falleció de manera repentina en Tegucigalpa dejando un hondo pesar en sus familiares, amigos y colegas.

El deceso de la abogada Elba Guity aconteció aproximadamente a las 10 de la mañana de este sábado 20 de enero, en el hospital del Instituto Hondureño de Seguridad Social, IHSS, del Barrio La Granja en esta capital.

Elba Guity tenía 76 años y era ampliamente conocida por su don de gente, carisma y solidaridad. Fue una mujer que respetó a todos; niños, jóvenes, grandes, adultos y ancianos.

La vida es un suspiro, la muerte arrebata el ser y aunque humanamente no lo entendamos, Dios y su santa voluntad es la que rige.

Tan pronto las redes sociales dijeron muere la abogada Elba Guity, una sería de comentarios de pesar se escribieron particularmente en el Facebook.

Las huellas de doña Elba se mantienen frescas en Tegucigalpa más allá de su desaparecimiento físico porque ella siempre le abrió las puertas a todo el mundo.

Nacida en Sambo Creek, departamento de Atlántida, se trasladó de joven a Tegucigalpa donde estudio de manera esforzada hasta coronar con éxito su carrera de abogada.

Como parte de su biografía, queda que fue la primera reina de la Feria de Sambo Creek, su amado pueblo.

Muere en Tegucigalpa, la distinguida abogada Elba Guity

El impacto de su bondad fue muy grande

Elba Güity era una mujer todo corazón, todos la respetaban. Ella quería al mundo entero y el mundo la quería a ella. Siempre buscó la forma de ayudar. Era una persona que nunca daba la espalda a quien estaba en necesidad.

En aquellos años cuando las cosas eran peor para los garínagu muchos jóvenes vinieron a Tegucigalpa; ya sea para buscar un trabajo, por servicios médicos o ir a la Embajada Americana, las puertas de la casa de la abogada Elba Güity estaban siempre abiertas.

WA-DANI: Racismo en Honduras: Del “no contratamos negros porque son haraganes” al “hoy no nos paran ni con tranquilizante de elefante”.

También fue una mujer a la que le gustaba viajar. Le agradaba conocer países. Su espíritu aventurero le permitió con gran entusiasmo enfrentar sin ningún problema ya sea largas horas de vuelo para llegar a Europa o montarse en un bus para explorar Centroamérica.

En base a lo anterior, digamos que lo suyo no es una muerte, sino un viaje. Se fue al país de la eternidad. Al país de la vida. Al paraíso. Un viaje que, en su momento, todos vamos a desarrollar.

Además, Elba Güity siempre abogó por los garífunas, cuando llegaba a las oficinas preguntaba si había algún garífuna. De la manera más elegante, les decía a quien correspondía que debían a ver garífunas trabajando en el lugar.

El impacto de la bondad de esta mujer fue grande, a pesar que no se dedicó a andar en ninguna organización garífuna. Ayudaba a la gente de la manera más práctica.

Sin duda su legado de mujer grande, nacida en cuna humilde y que llegó hasta ser una abogada, buscando siempre hacer el bien a todos, vivirá por siempre. Nuestro más sentido pésame a sus hijos: Beto, Erika, Carol, Nelly, Sheila y Lester

Leave a Reply

Your email address will not be published.