Mandela: «un legado que no muere». La opinión de Lidia Andino

Nelson Mandela Day: «Recordé la visita a su casa, ahora museo en Johannesburgo y sus poderosas reflexiones para la humanidad»: Lidia Andino

«Nelson Rolinlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en Johannesburgo…», así comenzaba el guía, contando la historia de este líder, en lo que fue su casa, ubicada en el 8115 de Orlando West de Soweto, Johannesburgo.

«Para mí, la 8115 era el punto central de mi mundo, en cualquier casa en la que un hombre es libre es un castillo, en comparación con la más lujosa de la cárcel», se leía en la entrada de la casa, ahora museo donde se encuentran sus fotos, diplomas, reconocimientos, premios, cartas y libros.

En casa del hijo dilecto de Sudáfrica 

Fue una visita inolvidable en el 2010 cuando cubrí el Mundial de Sudáfrica por diario El Heraldo y, no podía desaprovechar la oportunidad de conocer más de su historia, de sus valores, de sus ideales, de su respeto a la libertad, a la democracia, a la igualdad, a la paz que tanto pregonó.

Proceso: Obispo Lloyd Allen dará conferencia sobre Nelson Mandela

Sentí tantos escalofríos estando entre esas paredes viendo sus fotografías de juventud, con su familia, como abogado, como activista contra el apartheid, como defensor de la igualdad y derechos de la comunidad negra, como condenado a una prisión, como presidente de Sudáfrica, como Nobel de la Paz, como un hombre valiente. como un ejemplo para su pueblo y el mundo entero.

Pasividad e indiferencia de las autoridades de Honduras en caso de garífunas perdidos

Hoy 18 de julio se celebra el Día de Mandela, fecha de su nacimiento. Madiba —abuelo venerable- como le conocían en Sudáfrica fue un defensor de causas nobles, de la Sudáfrica libre y democrática, símbolo de la igualdad y cero confrontación entre razas.

Una celebración internacional

Hoy es un buen día para recordar tantas enseñanzas y reflexiones. Después de 27 años en la cárcel, Mandela abogó por cero odio y lideró una lucha contra el racismo, «nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión».

También, desde la cárcel enseñó a luchar contra el miedo, «aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo».

Madiba tuvo siempre palabras para luchar por los demás, «ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás».

Declaró sobre cómo tratar a los enemigos, «si usted quiere hacer las paces con su enemigo, tiene que trabajar con su enemigo. Entonces se convierte en su compañero».

Lidia Andino y Yuri Cortés

Fue un referente mundial en la defensa de los derechos humanos, «una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada».

Con pobreza, no hay libertad

Mandela reflexionó sobre otra de sus batallas, diciendo que «la erradicación de la pobreza no es un gesto de caridad. Es un acto de justicia. Es la protección de un derecho humano fundamental, el derecho a la dignidad y a una vida decente. Mientras persista la pobreza, no habrá verdadera libertad».

Y en su filosofía de vida, nos recuerda que «la educación es el gran motor del desarrollo personal. Es el arma más poderosa para cambiar el mundo».

Ante las dificultades de la vida, qué mejor ejemplo que él, «la grandeza de la vida no consiste en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos».

Y en mi recorrido, veo una foto histórica, impactante y conmovedora en lo que fue su habitación: Nelson Mandela y su entonces esposa, Winnie, levantan el puño a la salida de la prisión de Victor Verster, el 11 de febrero de 1990, al grito «viva el poder negro».

De visita en la casa de Mandela

«Me presento aquí ante ustedes no como profeta sino como un humilde sirviente suyo, del pueblo», se escucha en un parlante en la habitación y la felicidad de un pueblo. Se me eriza la piel y se me aguaron los ojos.

Madiba falleció el 5 de diciembre de 2003.

Mandela fue sinónimo de libertad, reconciliación, derechos humanos y construcción de la paz. «Los héroes son los que firman la paz y construyen», dijo en uno de sus hermosos discursos.

Necesitamos líderes como Mandela en este mundo. Necesitamos volver a creer en sus ideales. Necesitamos escucharle. Necesitamos luchar por ese legado imborrable. El legado de un líder como él, debe seguir vivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.