“O vivimos juntos como hermanos o moriremos juntos como idiotas”: MLK

El Rev. Martin Luther King Jr.
Tegucigalpa, Honduras. 7 de noviembre de 2016. Es común escuchar ahora sobre peleas para arreglar diferencias. Que
tal persona  agredió a otra. Que dos
familiares tuvieron un altercado o que en medio de una fiesta se produjo una
molotera. Líos  van y líos vienen. El uso
de la violencia es la moneda corriente entre nosotros. Que lastima!  Vamos al revés.
Poco falta para que entre hermanos, primos y ex parejas se citen al
estilo del viejo oeste. Cuando esto ocurra ahí sí que perdimos todo porque
entraremos en una vorágine que no se detendrá hasta que acaben con el último.
Pero, no es lo que queremos. 

Buscamos paz y armonía social. Ansiamos un ambiente de tranquilidad en donde cada quién pueda edificar su vida para alcanzar su desarrollo personal. 

No satisfechos con los que sucede, muchas personas se dan gusto
compartiendo imágenes en las redes sociales. A esto sumamos, saben qué? las
fotos o videos sexuales que suben a las redes causando un enorme daño a las
personas. Antes que nos pase a nosotros debemos terminar con esta práctica.
Queremos convivencia, no di-vivencia. Queremos altruismo, no egoísmo.
Anhelamos amor, no odio. Busquemos concordia, no discordia. Unión, no desunión.
Solidaridad, no insolidaridad. Inclusión, no exclusión. Respeto, no irrespeto.
El garífuna es
apacible en su congénito. Como bien sentencia el amigo Tito Valentín, es pro-vida
y no pro-muerte. El garífuna favorece a la coexistencia y desprecia la actitud
violenta. 

Una frase que escuchaba en mi niñez, no sé de quién es, decía “las ideas se combaten con ideas”. Se me ocurre que una canción se combate con una canción. Como hacían los garinagu antes, ironizaban en sus canciones y entraban en una batalla lírica.

También la cultura garífuna
tiene el concepto de familia extendida, toda la comunidad es familia y es más,
todo negro es familia. Eso, más el respeto a los mayores y a los menores, nos salvó de la desgracia que muchas personas están sufriendo.
El 22 de marzo de
1964,  Luther King en la ciudad de Saint
Louis dijo: “vivamos juntos como hermanos o pereceremos juntos como idiotas”.   Una
frase que nos viene al dedo. Menciono 
esto porque  cada semana nos damos
cuenta en Facebook, o mediante el boca a boca que pasó tal o cual cosa en una
comunidad garífuna.
Interpretando la
realidad actual, sabemos que las frustraciones, las necesidades personales
insatisfechas, la amargura, la ignorancia, el consumo de alcohol y drogas son
el terreno fértil donde germina un sentimiento violento.  

“Basta de usar la violencia como medio para solucionar las diferencias. Hay que saber vivir, convivencia mis hermanos”…

Vivimos en un país
con uno de los más altos índices de violencia en el mundo. Entre enero y junio habían
muerto en Honduras 2 mil 500  personas de manera
homicida, según cifras del Observatorio de Violencia  de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Aquí se producen
un promedio de 14 muertes violentas al día. Al cierre de 2016 el índice homicida
será de 59 por cada 100 mil habitantes, en 2014 fue de 66 y en 2013, 79.
No es extraño que
esta escalada de violencia se haya infiltrado en nuestra comunidad, pero es
tiempo de actuar. No podemos perder un minuto más porque esto ya nos está quemando.
Debemos regresar a
ser garífunas, dejar el machismo, retomar la cultura de paz. Dios dijo “Amaos
los unos con los otros”, no dijo “odiaos los unos con los otros”. 

Es terrible que haya personas dispuestas a ser violentas porque no soportan el éxito del otro, les molesta el pensamiento o la ropa del otro. No se dan cuenta que su realidad es culpa suya y no de otro.

Basta de usar la violencia como medio para solucionar las diferencias. Hay que saber vivir. Convivencia mis hermanos, no hay opción o “vivimos juntos como hermanos o moriremos
juntos como idiotas”: MLK

Leave a Reply

Your email address will not be published.