¿Por qué emigran los Garífunas?

A pie a Estados Unidos.
Tegucigalpa, Honduras 24 de junio de 2014.- Hice la pregunta y
sorprenden las respuestas: No es la violencia extrema la que genera el
desplazamiento de la población garífuna hacia Estados Unidos, tampoco lo
produce el narcotráfico. La población garífuna es aún muy sana, honesta,
decente, tenemos todavía arraigado el respeto por la vida, por la propiedad
ajena. Somos todavía una sociedad de valores y principios. Tenemos cualidades
culturales muy arraigados.
Seguramente hay criminales garífunas,
pero ni siquiera se pueden llamar una minoría, son apenas una partícula. El
garífuna no huye por la violencia ni el narcotráfico. Tenemos un amplio
concepto y lo aplicamos de lo que es la decencia, la solidaridad, el apoyo
mutuo, la familia y la comunidad.
Solo por esto y únicamente por
esto, no nos ha devorado la contracultura, el robo, las violaciones sexuales,
el ladronismo, el sicariato, el pandillerismo, el impuesto de guerra y la
extorsión que tanto daño hacen en Honduras. Nuestra fama de decencia,
honestidad, sinceridad nos permite cierta tranquilidad. Eso sí, si perdemos
totalmente nuestra cultura que Dios nos agarre confesados.
El último rumor que corre entre
los profesionales garífunas es que los cuerpos de seguridad del Estado de
Honduras buscan a garífuna parlantes, seguramente, para convertirlos en
efectivos del orden. La idea está muy bien y seguramente encontrarán uno que
otro, pero pierden el tiempo entre el pueblo garífuna no creo que haya grandes
hampones, el día que lo haya lo encontrarán fácilmente, les será muy
sencillo.  Dar con un cura garífuna, es
fácil. Dar con un profesor garífuna es fácil, Dar con un periodista garífuna es
fácil. Dar con un político garífuna es sencillo.
Pero bien no nos desviemos, en la
comunidad garífuna existen leyes no escritas que constituyen la base
fundamental de nuestro credo. Nos oponemos siempre al mal. Vemos al ser humano
como nuestra familia. Nuestras impurezas siempre son lavadas a través de la
crítica y Dios nos bendijo con una vocación por la paz.   
Los garífunas emigramos por la
falta de empleo. Uno de los primeros renglones para emplearse en Honduras es la
tez (color de piel). Aún hay empresas que no emplean negros o negras, aun sea
el más calificado o las más calificada. Es muy normal que en gigantescas
oficinas estatales de entre 2 mil o 3 mil empleados no haya un tan solo negro o
negra y si nos vamos a la empresa privada es aún peor.
¿De las personas que se han ido
cuantos intentaron emplearse en Honduras y no tuvieron éxito?
Pero la cosa no queda ahí, si
tienes empleo, tendrás que lidiar con las mil y una pruebas que debes de
superar adentro, todo eso indica una sola cosa, la discriminación. De modo que
muchos se van por falta de calidad de empleo. A esto sumamos los salarios, los
ascensos y un sinfín de cosas más. Para no complicarse se han inventado que
nosotros no tenemos capacidad.
Todavía son muchos los que creen
que los garífunas siguen siendo una sociedad de pescadores y  empleadas domésticas, todavía tenemos muchos,
pero nuestra verdad actual es que estamos presentes en todas las actividades
económicas del país. La oferta que nos presenta Honduras es mínima y demandamos
mucho, en consecuencia debemos salir. A muchos conocidos les digo atrévanse a
contratar  garífunas, hagan historia no
sigan generando discriminación.
Entonces es la falta de empleo lo
que nos destierra; la falta de una conducta nacional de inclusión social. La
inexistencia de una línea para hacer de Honduras un país con igualdad de
oportunidades, donde tengamos buenas escuelas y hospitales, donde tengamos
comida al alcance de todos.
Nos vamos por la pobreza de los mares que ya no producen como en aquellos tiempos. El amarillamiento letal del cocotero. Sin duda para una sola pregunta, hay miles de respuestas.
Algo se podría hacer, pero falta
saber si hay interés y voluntad política para ello. Lo dudo.
OPINIONES:
Carlos Guity:
“Aquí (EE UU) no es fácil, especialmente para
la gente indocumentada”.
 Ligia Moreira:
“Mejores oportunidades. Aquí (Honduras) no hay trabajo, por lo menos trabajo bien remunerado”.
Modesto David Leiva:
“No hay condiciones de crecimiento en el país”.
 
Karla Martínez:
“Por la economía, ¿sin trabajo quien no se viene?”

Leave a Reply

Your email address will not be published.