Resumen de la Biografía del Rey Walúmugu

Teniente: Juan Francisco Bulnes (1808-1878). Héroe Garífuna centroamericano

Autores: Santos Centeno García y Engels Bustillo

La historia oral ancestral de Juan Francisco Bulnes, Walúmugu, inicia con la primera entrevista oral que realiza el escritor Garífuna Santos Centeno García. Entrevistó al trujillano don Francisco Solano sobre el origen de Walúmugu, él replicó en los siguientes términos: Los ancianos de los barrios Cristales y Río Negro contaban con mucho entusiasmo la vida del cacique, nacido en Río Negro, siendo el más valioso que ha tenido el pueblo Garífuna en toda su historia en el territorio hondureño.

Solano, manifestaba entre otras cosa, que la etnohistoria del Garífuna no estaba escudriñada, que todo se mantenía en el pensamiento de los mayores como “Uraga”, (cuentos), uwani (Espíritus) que estaban basados en la realidad histórica de la Ilegada de los negros caribes a la Isla de Roatán, a un lugar denominado Port Royal.

Don Francisco Solano nos afirmó que inicialmente los garínagus se establecieron en Rubadán, una zona de isla insular. A los (9) nueves meses de estadía, una parte de ellos, fueron trasladados al histórico Puerto de Trujillo, encontrándose en la misma, con Piratas españoles, ingleses y franceses.

Los negros caribes por su parte se relacionaban por cuestiones de trabajo con los foráneos establecidos en su lugar de residencia, ahí en ese grupo de personas llegados de la Isla De San Vicente, llegaron los padres de Walúmugu.

Ilustración: Bautizo de Walúmugu en la Iglesia San Juan Bautista de Trujillo Colon.

NACIMIENTO DE WALÚMUGU

“Walúmugu”, como se le conoce, tiene los indicios por medio de antiguo relato ancestral que nació en el 12 de diciembre de 1808, en la zona territorial donde se instaló la comunidad de Río Negro en Trujillo Colón.

INTERESANTE: Gennel Morales, así llegó a la Marina y ahora, parar no es una opción

En los inicios del Siglo XIX, la Iglesia Católica San Juan Bautista de Trujillo Colón, estaba dirigida por los párrocos españoles los cuales realizaron uno de los bautizos más numerosos en esa zona. Ahí fueron beneficiados los que posteriormente serían los residentes de Santa Fe, San Antonio, Guadalupe, Cristales, Rio Negro y la zona de Iriona.

Vídeo: Francisco Morazan, La posterioridad nos hará justicia

En aquellos días, los sacerdotes comenzaban a proyectarse con la etnia Garífuna y con los indios en 1810. Los padres de Walúmugu, se decidieron en llevarlo a la iglesia, San Juan Bautista, para que fuese bautizado por los misioneros.

A los misioneros no les gustó mucho el nombre autóctono del niño Walúmugu; por lo que, obligados por las disposiciones legales de la época atribuidas a la Iglesia, los padres de Walumugu debieron aceptar su nueva denominación de identidad impuesta por los curas. El nombre fue Juan Francisco Bulnes, oficialmente desde el punto de vista de la Iglesia Católica, y el Estado Colonial, pero para los pobladores, y sus demás familiares cercanos su nombre en Garífuna siempre fue y será “Walúmugu”.

WALÚMUGU SE PREPARA EN LA PRIMÁRIA

En 1818 Juan Francisco Bulnes recibe las primeras instrucciones de la primaria en Trujillo. En 1821 se trasladó para la aldea Yunton, Pueblo Nuevo para que terminara de crecer con sus propios padres, ya que la vida en Trujillo no le asentaba.

En el mismo año, los ingleses detectaron las grandes cualidades del niño en la zona, y se interesaron en él.

Cuando Walúmugu tenía 13 años en 1821, sus padres lo autorizan para que viaje con los británicos para trabajar y formarse con ellos como navegante en sus flotas marinas mercantiles, él sin tener mucho conocimiento, formó parte de la tripulación de los piratas por cinco años y se lo llevaron para Europa.

Regresó hasta 1826, en vísperas del Año Nuevo cuando tenía 18 años, por lo que no tardó en realizar actividades sociales en la comunidad, dándole mucho prestigio en las zonas pobladas por los Garífunas, Misquitos, Pech y Ladinos.

Además los padres de familia y los ancianos lo adoraban mucho. Le aconsejaban a las muchachas de las comunidades que se acercasen a Walúmugu, para ver si alguna se podía casar con él.

WA-DANI: Primer Premio Nacional de Creación Literaria en Lenguas indígenas

A inicios de 1827 el joven Juan Francisco Bulnes, se le informa sobre la causa del movimiento independentista, y de la figura ideológica y revolucionaria de José Francisco Morazán Quezada. Como todo buen hondureño, fue incorporado como miembro de las tropas militares del ejército de Honduras, saliendo de su comunidad a prestar el servicio militar bajo la autorización de sus padres.

Se había conocido que durante algún tiempo, Walúmugu fue entrenado por los marinos británicos, los cuales le llamaron JOHN BULL. También, aparte de aprender el idioma español, logró hablar el inglés, frances el misquito y su lengua materna que es el Garífuna, de esa manera se le consideró un soldado POLÍGLOTA.

Mural del escritor Santos Centeno García, donde posan sus hijos en homenaje póstumo, ubicado en la avenida 14 de julio en La Ceiba Atlántida, a media cuadra donde fue la famosa pulpería la Montañíta

Cabe mencionar que en octubre de 1826, se dan los destellos militares en el proceso de guerra civil Centroamérica,  ahí, José Francisco Morazán, fue considerado uno de los hombres más perseguidos del período.

Morazán, solicitó al siguiente año el acompañamiento del soldado hondureño Garífuna Walúmugu, otorgándole el rango de su lugarteniente, en el ejército unionista de Centro América. Posteriormente, el soldado Garífuna, se ganó la confianza de su General, por su valentía en el campo de batalla,  haciendo uso de sus conocimientos espirituales.

Luego, le preparó un amuleto para que el General Morazán lo pusiera al lado izquierdo de su cuerpo, y así defenderse con destreza de los enemigos conservadores que lo acechaban. Ese amuleto Morazán lo llevó hasta el último día de su vida.

Con ello se inmortalizó el hecho que Walúmugu luchó y salvaguardó la vida de Morazán en Honduras, Centro y Sur América.

Sigue a WA-DANI en Twitter

Cuentan los abuelos la leyenda que en la batalla del 11 de Noviembre de 1827, de la Santísima Trinidad, Walúmugu, fue parte del pelotón de lucha que estuvo al frente de la batalla, tal hecho histórico no fue redactado por los escribientes que eran representantes de los colonialistas en contubernio con los criollos nacionales de aquella época.

Por eso que obviaron la presencia de los negros en el proceso revolucionario de la lucha patriótica del General Morazán y que hasta el día de hoy algunos historiadores siguen ocultando tales datos, en negación de nuestra presencia en los momentos históricos de Honduras y Centroamérica.

Otro de los grandes acontecimientos donde participó Walúmugu, es en la batalla del Gualcho en 1828. Ua vez finalizada regresa a su comunidad de “Ño Ton” (Pueblo Nuevo), donde se compromete formalmente con la joven conocida con el nombre de  “Dúmula” con quién engendró tres hijos, dos varones y una mujer.

La primera presentación de la Biografía del Rey Walúmugu, soldado que fue Lugarteniente de Francisco Morazán, se realizó en la primera comunidad Garífuna de Honduras, Punta Gorda Roatán Isla de la Bahía, en el marco del XIII encuentro de la Juventud de la ONECA 2017.

Entre 1839-1840, Francisco Morazán fue electo presidente de El Salvador, hasta que fue derrotado en 1840 por Rafael Carrera en Guatemala. Ese revés, significó la desaparición de la Federación de Centroamérica. Para el mes de abril del año de 1840, Francisco Morazán se exilia en Perú, solicitó asilo para algunos de sus soldados en Costa Rica, dentro de los cuales no se encontraba Walúmugu.

El lugarteniente garífuna siempre le fue fiel a su General y lo acompañó en su exilio en el país suramericano de Perú. Ya para el año de 1841, el jefe de Estado Braulio Carrillo había dictado el decreto de bases y garantías por medio de la cual se le declaraba jefe vitalicio de Costa Rica.

Esto le daba la oportunidad al General Francisco Morazán para entrar de nuevo en lleno a la política Centroamericana y tratar una vez más de restaurar la República Federal. Walúmugu logra persuadir al General Morazán para regresar al campo de batalla, ya que los íngleses comenzaron a intervenir el territorio de la Mosquitia, lugar el cual tiempo atrás, Morazán le otorgó el título de Rey de las comunidades Garífunas.

Subsiguientemente, Morazán reúne un ejército y con la ayuda del General José Trinidad Cabañas, entre otros, organiza sus tropas y con una flota de cinco buques y más de 500 hombres, parte y desembarca en Costa Rica, acompañado de Walúmugu. Recordemos, que Walúmugu tenía conocimientos marítimos y de estrategia militar en alta mar, de joven fue entrenado por los ingleses, siendo uno de los pocos hombres de la época en navegar en el océano Atlántico y pacífico.

“WALÚMUGU” es un símbolo heroico de América Latina, su historia se manifiesta en el periodo de la República Federal de Centroamericana, se destacó como lugarteniente de Francisco Morazán, de aquí emana la memoria ancestral del primer héroe negro centroamericano del pueblo garífuna.

Este libro es el fruto del autoconocimiento, autoaceptación y el rescate generacional de la leyenda histórica, antes ignorada, por los escribas coloniales de la época que negaron su presencia en los eventos más relevantes del período. Aquí se da pie y respeto a la autodeterminación ancestral, tradicional y oral de los pueblos.

 

Así se inicia el rescate de la identidad étnica nacional, fortalecimiento de la cultura y por supuesto empoderamiento de su historia y orgullo nacional.

Este fue considerado un fenomenal centinela, silenciosamente se encargaba de reducir la capacidad de lucha del enemigo, abatiendo sin mediar palabras los blancos objetivos seleccionados. Cuando era necesario hacía reconocimiento militar en zonas peligrosas de alto riesgo, vigilancia y tareas encomendadas contra otros soldados enemigos, se le consideró como un experto en el camuflaje, se le encomendaban misiones militares, tenía una corpulencia extraordinaria, esta era su fortaleza salvaje en la lucha cuerpo a cuerpo contra sus oponentes.

Su inteligencia para la táctica militar era formidable, ya que la estrategia británica era su modus de operación y una de sus destrezas implacables fue el rifle, así como el uso de la espada militar que desenvainaba para luchar contra los enemigos del ideal proyecto unionista centroamericano.

Ha sido denominado como uno de los pocos negros garífunas respetados del período, ya que tenía conocimiento de la cultura ancestral y discernimiento de la estrategia militar de alto rango en momentos difíciles.

Otro de los hechos históricos, hace mención que después del Pacto del Jocote en Costa Rica, Morazán le encomendó la misión a Walúmugu de regresar al territorio de Honduras, específicamente, a la zona de Iriona y la Mosquitia con el objetivo de conformar el primer ejercito garífuna y tomar el control en la zona ya que en ese momento existía una invasión de los británicos que pretendían apoderarse de ese territorio.

Pero al morir Morazán fusilado en San José de Costa Rica el 15 de septiembre de 1842, Walúmugu rehace su vida en la comunidad Pueblo Nuevo con su esposa para morir años después injustamente en la comunidad de DUGAMACHO.

Por la muerte del Rey Walúmugu, no se hizo justicia todo quedó como que no hubiere pasado nada en el ambiente. Los hijos de Walúmugu, que fueron Divale, Aito y Dareina no pudieron hacer nada ante tal eventualidad. Los familiares cercanos procedieron en 1878 a sus 70 años a enterrar el cadáver del gobernador Juan Francisco Bulnes, en el lugar citado “Ño Ton” (Pueblo Nuevo) y fué sepultado en un terreno adyacente llamado “Gabúdeindein”, según cuentan nuestros antepasados.

El lugar está cerca de la barra de Palacios, con su uniforme de guerrero, su espada y los premios de honor que le había otorgado el Gobierno Morazanista en el año de 1830.

Sobre la tumba de Walúmugu colocaron un crucifijo del padre Manuel de Jesús Subirana. La tragedia que ocasionó brutalmente el asesinato de Walúmugu, se informó en todas las comunidades de costa arriba, los nativos se consternaron cuando se enterró a Walúmugu, lo habían matado de una manera terrible, no dejaron de condenar al grupo de personas por haber cortado la vida del gobernador de Iriona.

Leave a Reply

Your email address will not be published.