Una tendencia creciente en Honduras: nombrar negocios en garífuna, símbolo de originalidad y diferenciación

Una tendencia: En Honduras cada vez más se afilian a la idea de poner nombres garífunas a sus negocios. Pero, eso no significa cambios sociales a favor de los garínagu

Tegucigalpa, Honduras 23 de julio de 2022.- Nombrar negocios en garífuna es una tendencia cada vez más en voga entre los emprendedores de Honduras.

La originalidad y la diferenciación, parecen ser los fundamentos, sumado a la historia del nombre que deja siempre boquiabierto a quien la escucha.

Conducir en la isla de Roatán, tomar la carretera con rumbo a Punta Gorda y encontrarse con la enorme replica de un barco y con el nombre de ISERY, resulta impresionante.

Erei= Fuerza. Un gimnasio en San Pedro Sula

Y es que, hasta hace poco, sumado a la discriminación racial que aún existe como regla no escrita, la lengua garífuna era rechazada en Honduras.

Para muestra de ello, en La Constitución de Honduras, dice unicamente que el español es la lengua oficial.

Nuevamente, con Isery, es un centro nocturno muy popular en la zona. Ahí se presentan muchos artistas. Isery ayuda a que el nombre de Roatán se conozca más en todo el mundo.

ISERY, quizá es la nomenclatura más famosa pero no la única, hay varias más, por ejemplo, INDURA el proyecto hotelero en Tela.

Una buena moda

Indura se vende como el número uno en su especie en Honduras, ofrece igualmente sus campos de golf, denominados SAGADI.

WA-DANI: Emprendedores garífunas reclaman un sitio en las atenciones del Gobierno

Recientemente, en HondurasTips, la empresaria Nancy Martínez explicó el por qué de su chocolate IBAGARI que es uno de los emprendimientos más reconocidos de Honduras.

Ibagari=Vida. Foto de Honduras Tips

Dijo, Ibagari es “vida” en garífuna. “Escogí ese nombre porque capta la esencia de lo que es para mí este emprendimiento, es mi proyecto de vida; el cual ha venido a darme un propósito”.

Como reflexión, un extranjero podría deducir con esta tendencia que hay un mejoramiento en las relaciones y aceptación de los garífunas en Honduras, pero no es así.

Pensaría, que se apoya más a los garínagu, pero no es así. Que hay más empleos, tampoco es así. Que hay alguna ley para el usufructo de esas denomicaciones, mucho menos.

Sin duda, es buena la tendencia, lo contradictorio es que no se refleja en cambios sociales. Honduras, es cada vez más racista y mezquina en oportunidades para los garínagu.

Por otro lado, la tendencia de nombrar negocios en garífuna es el testimonio de que en Honduras prima una retórica inclusiva, pero práctica excluyente.

Así lo señala el informe DiscrimeNation, elaborado por Kenny Castillo Fernández en 2018.

¿Y los cambios sociales?

En Honduras, está en marcha un proceso de desplazamiento contra los garínagu. Es un proceso sistemático en el que Estado-gobierno y empresa privada pretenden despojarlos de sus playas para dirigirlas al turismo o para construir opulentas mansiones.

En adición, hay una gran persecución sobre los defensores de tierra, escaza inversión pública y aumento de la criminalidad tristemente impune e indiferencia de los organismos de seguridad.

Seremein=Gracias. Un hotel en West Bay, Roatán. Foto Waleska Ávila

En cuanto a, las oportunidades laborales, no existen en Honduras para los garífunas por lo que deben irse, especialmente a los Estados Unidos para encontrar un empleo.

Más nombres garífunas en negocios: en el centro de Tela, hay un restaurante Darangilu. En West Bay, Roatán un hotel de nombre SEREMEIN.

Es una fiebre que cada vez contagia a más personas y en todos los rubros.

Por ejemplo, un gimnasio en San Pedro Sula se llama EREI. Mientras que en Roatán, otro hotel que se llama IBAGARI.

Finalmente, algunos hoteles buscan también su identidad, poniéndole a sus villas: Garífuna, Lenca, Tolupan. Quizá sea un buen inicio, aunque la realidad no nos da para ser optimistas.

Campo de Golf SAGADI=Césped en Indura= Honduras Beach Resort.

La Dra. Waleska Ávila Solano colaboró

Leave a Reply

Your email address will not be published.