Vallecito Faya, la comunidad garífuna de Honduras que es un ejemplo mundial

Tegucigalpa Honduras 5 de noviembre de 2023.- “El nombre de Vallecito Faya ha llegado lejos” nos dice en lengua garífuna Miriam Miranda, mientras nos atiende en el enorme salón para asambleas.

Llegamos junto a un grupo de periodistas garífunas para conocer el lugar y de inmediato nos dimos cuenta que, una cosa es verlo por la prensa y otra estar in situ. Para donde sea que se dirija la mirada se aprecia la belleza natural.

Vallecito Faya deja ver paisajes realmente hermosos, senderos emocionantes, algunos aptos solamente para carros altos 4×4. El entorno es de aire limpio y fresco, justo lo que necesitan los pulmones para sentirse feliz.

Bienvenidos a nuestra comunidad Faya

La comunidad garífuna de Faya o Vallecito, como se le conoce en castellano, se encuentra, entre montañas y mar, en un punto apartado del departamento de Colón y pertenece al municipio de Limón.

Un poco del ayer

La comunidad tiene una historia épica: en primer lugar, era el sembradío de pobladores de Limón, sitio donde pernoctaban durante días para cultivar sus alimentos. Desde aquellos tiempos ya se relacionaba a Faya como el sitio para cultivar y producir los alimentos.

INTERESANTE !! El territorio libre de Vallecito

Pero hubo un punto de quiebre, al llegar los años 90’s y por sus fértiles tierras con mar enfrente, Vallecito Faya se convierte en la codicia de muchos ricos en Honduras.

La coordinadora de la OFRANEH-Garífuna Miriam Miranda, centro, nos habló sobre Vallecito Faya. Aquí junto a la comunicadora Yolany Moreira y el Dr. Rony Castillo.

Especialmente, del controversial industrial Miguel Facussé Barjum. En ese momento, los poderosos de Honduras, literalmente, se repartían las tierras del país y Facussé Barjum se lanzó por Vallecito Faya.

Facussé, que en el internet se puede encontrar también por el mote de “tío Mike”, se asentó en Vallecito. Lo convirtió en su centro de operaciones. Ahí ejecutaba sus fiestas y negocios. Lo más visible de todo aquello era las altas Palmas africanas, lo invisible no lo sabemos.

Pero al magnate Facussé le saldría la oposición de la Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH-Garífuna, que se puso manos a la obra, para recuperar el lugar.

Se dice fácil, pero fue un proceso realmente difícil, pelear contra un poderoso de la estatura de Miguel Facussé hizo que OFRANEH y los limoneños experimentaran diferentes grados de temor.

Comunidad visionaria

Es por eso que Vallecito Faya tiene una historia de heroísmo. La lucha sigue, diversas amenazas aún se ciernen, pero el sitio se erige bajo el modelo de la cosmovisión garífuna.

WA-DANI: Kevin Mejía, el de siempre, saca otra vez la cara por Honduras

El ideal es que de ahí salgan, con cultivos propios, los alimentos que consumirá la nación garífuna. Eso es importante porque de esa manera se escapa al control y dictadura de la mala industria alimentaria.

Quienes viven en Vallecito Faya, tienen una serie de reglas, en primer término, nada de químicos. Por ejemplo para contrarrestar los mosquitos, hay que buscar remedios naturales, nunca repelentes de mercado.

Coca Cola, nada, churros tampoco y así va. Los habitantes de Vallecito Faya tienen completa conexión con la naturaleza. Viven en hermandad y declaran el mandamiento de Yo para ti y tú para mí, en garífuna Aura buni, amuru nuni.

A recorrerlo en 4×4

Luego de recibirnos Hudson Sánchez, fuimos al salón. Ahí se unió Rony Castillo para una breve charla, posteriormente Miriam Miranda nos habló sobre la OFRANEH y el trabajo que hacen en la comunidad.

Luego, siguiendo el carro de Castillo dimos una vuelta por el lugar. Primero fuimos hasta pegar a una especie de laguna. Cruzando el afluente está la playa pero no pudimos ir, se acercaba la noche y había que conocer otros sitios.

Fuimos a lo que llaman primer campamento, pasamos por unos cultivos de Limón y llegamos hasta la porqueriza. También tienen varias manzanas de cultivo de cocoteros e inician con una fábrica especializada en derivados del coco.

En un campito de fútbol, niños jugaban una potra, logramos ver un gol y la celebración entusiasta del anotador. Por cierto, nos enseñaron unos niños que son parte de la comunidad garífuna. También a unos hombres pech que ayudan en diferentes labores.

Una lucha que no termina

De regreso con el reconocimiento mundial de Vallecito, bien merecida tiene su fama. Vallecito es un sitio donde se respira otra vida. Más allá de su historia libertaria frente al poder hegemónico, resalta por su espíritu comunitario y diversidad biológica. 

Muchos medios de prensa llegan a Vallecito para conocer de cerca la forma de vida de sus pobladores y transmitirla su al mundo. Periodistas de otros continentes han hecho reportes sobre Vallecito por eso es un ejemplo mundial.

Y es que, indistintamente de la cantidad de pobladores, de su extensión, la lucha en Vallecito cubre a todos los garínagu de Honduras. Ganar o perder ahí significa igual resultado para todas las comunidades garífunas de Honduras, incluso a miles de kilómetros siente esta lucha como propia.

En momentos en que el extractivismo, el capital criminal y la corrupción en las instituciones públicas se impone por encima de los derechos humanos, el nombre de Vallecito es admirado en Sudamérica, Norteamérica, Europa y en varias otras partes del planeta.

NO TE PIERDAS NADA Síguenos en X

Leave a Reply

Your email address will not be published.